Una casa como la de las revistas

virutalia

Que complicado es decorar una casa, que difícil elegir bien sabiendo que lo que compres es lo que vas a ver todos los días por un largo periodo de tiempo.

Elegir un bonito papel para la pared ya es todo un desafío, como hay tantos no sabes por cual decidirte el gris, el de flores, el de ramas, el verde…A cual más bonito y sofisticado, y sabes que tienes que elegir uno que te vaya bien con los muebles y las cortinas que ya has elegido. En definitiva una locura para la que no estamos mentalmente preparados. Las lámparas, los apliques los cuadros un amplio surtido de objetos y productos que muy lejos de ponértelo fácil, lo que consiguen es que no te decidas ni a la de tres.

Por esto y por cien razones más, necesité ayuda de profesionales cuando quise decorar el jardín de casa, una amplia zona en la que solo había césped y una pequeña fuente con dos peces de colores que no sabía cómo sobrevivían todavía. Entré en http://www.virutalia.com/ y allí, contacté con expertos en el mundo de la decoración de exteriores, plagados de ideas innovadoras y de lo más elegantes, cuentan con más de veinte años trabajando la madera,  solicité un presupuesto que me realizaron casi inmediatamente, me convencieron y en menos de lo que me esperaba ya los tenía por casa trabajando con la mayor efectividad y responsabilidad. Instalaron una pérgola de madera de pino preciosa en el centro del jardín, rodeada de jardineras de madera de pino de Flandes, que al parecer viene de bosques sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, detalle que me gustó mucho porque soy una defensora absoluta del cuidado del planeta. De la pérgola a la entrada de la casa colocaron unas tarimas preciosas a modo de camino por el que acceder a la vivienda, a su vez en los bordes instalaron unas regletas de luces que iluminan dicho camino por la noche, una preciosidad. En el perímetro del jardín pusieron unas vallas blancas como las de los jardines de las películas americanas y en un rincón, la caseta de nuestro perro, también de madera y aislada térmicamente.

Ahora, mi jardín es la envidia de todas las vecinas, yo estoy deseando llegar a casa para poder disfrutar del aire fresco sentada en la butaca que hay debajo de la pérgola mientras veo a los niños jugar con el perro.