El chasis de un vehiculo

buscardesguaces

Todo suele tener algún elemento que sea de soporte a su estructura, una casa, una caja, un piano, una persona, etc., para el caso de los vehículos el chasis es esa estructura o esqueleto que le da soporte. Este varía dependiendo del tipo de vehículo que sea por el soporte que necesita, por ejemplo, en los todoterrenos es necesario tener mayor rigidez al salir del asfalto. Antes, hace mucho tiempo, solía ser un mismo chasis para todos, pero evolucionaron a dos tipos, el chasis monocasco y el independiente.

Tipos de chasis

Los chasis monocasco, son más baratos y se instalan fácilmente, en este caso es la chapa quien mantiene todo sujeto como un solo conjunto. Son unidas con puntos de soldadura para hacer mucho más rígida la base, pueden ser también sujetas por tornillos, lo que las hace más prácticas para  hacer sustituciones si se ameritan. Lo malo es que fuera de asfalto no son las mejores y dan problemas al momento de requerirse reparar alguna piezas por separado.

El chasis independiente es muy diferente, son dos vigas longitudinales unidas por otras transversales. No son muy comunes actualmente en el caso de coches y todoterrenos modernos. No obstante, en algunas marcas de 4×4 insisten en usarlos y, por supuesto, los podemos ver en los todoterrenos de antes, dado que todos los modelos los tenían. Adicionalmente, los camiones y demás máquinas pesadas sí mantienen el uso de este tipo de chasis, porque les da mejor soporte y son mucho más robustos en zonas propensas a golpes bajos.

La razón por la que se han ido dejando de lado, es que los chasis independientes no distribuyen la energía de impacto en caso de choques, entonces el vehículo se deforma menos, pero sus ocupantes se lastiman porque reciben la fuerza del impacto por completo. Por eso, el hecho de que recorran cualquier tipo de terreno y que sean más resistentes, pasa a un segundo plano.

El que un coche tenga uno u otro chasis depende del fabricante, los modelos y las funciones que tenga, aunque no se descarta la posibilidad de que la tecnología elabore una nueva variante de estos “esqueletos” o bien se cree uno nuevo. Si está ante la necesidad de reemplazarlos es mucho más conveniente, por asuntos de dinero y practicidad, hacerlo a través de un desguace, en Internet puede consultarlos y no tendrá que salir de casa.

Visite http://www.buscardesguaces.es, un directorio en línea que le permite ubicar las diferentes empresas dedicadas a este sector dentro del territorio nacional; podrá comparar los distintos servicios y elegir el que considere apropiado.